La importancia del calzado en el entorno laboral


La importancia del calzado en el entorno laboral
La importancia del calzado en el entorno laboral

La amortiguación en un calzado de seguridad es fundamental para la comodidad y prevención de lesiones. La normativa nos habla de la “absorción de energía en el talón (E)” como requisito para calzado S1 hasta S5, que nos garantiza confort en la zona del pie que más sufre el impacto al caminar, pero no solo de ello depende una correcta amortiguación. Se debe tener en cuenta que no todas las personas tenemos el mismo peso y, por tanto, aplicamos diferente energía en ese punto. Tampoco pisamos de la misma manera, y pese a que el talón es un punto crítico en este aspecto, también el resto del pie debe estar correctamente amortiguado.

El experto en zapatillas de running Morath, donde la amortiguación es tan importante para sus usuarios, suele decir; “Un camión tiene mucha más amortiguación que un coche pequeño, pero si te subes en el camión no mueves los amortiguadores, mientras que, si te subes en el coche pequeño, simplemente con que saltes, verás cómo se mueve hacia abajo”. Esto hace que un calzado, de running o de seguridad, preparado para aguantar hasta 100 kilos, con alguien de 65 kilos ni se entera de que alguien va encima. Y para el trabajador será extremadamente duro.

Los ensayos en laboratorio sólo corroboran que la absorción de energía entra en los parámetros normativos, sin tener en cuenta quién los use. Sólo algunos fabricantes plantean opciones de absorción de energía en el talón en función del peso, o proponen sistemas que mejoran sustancialmente los mínimos que marcan los ensayos, fabricando sus calzados con materiales de alta calidad y duraderos.

La normativa también nos habla de una permeabilidad y un coeficiente de vapor de agua en el empeine y forro como requisito básico. Se realiza a los materiales un ensayo para determinar la capacidad para evacuar la humedad y sudor del pie. Pese a ser un “requisito básico”, existe una gran diferencia según los materiales.  Sudar es una función normal biológica de nuestro cuerpo que ayuda regular su temperatura. Hay personas que sufren de hiperhidrosis , producción excesiva de sudor, y suele localizarse en pies y manos. Esto nos puede provocar una sensación constante de pies fríos, problemas de adherencia, reducción de la circulación sanguínea, así como proliferación de hongos y bacterias.

El uso de materiales, ya sean en el forro o en el material exterior, no transpirables, tales como determinadas calidades de pieles o algunos sintéticos de baja calidad nos puede generar estos problemas en nuestro personal.

La puntera de seguridad, obligatoria en todo calzado de seguridad, también tiene por supuesto mucha incidencia en la ergonomía del mismo.  

Esta noticia pertenece al expositor: HOFFMANN IBERIA QUALITY TOOLS S.L.

Otras noticias del expositor